Consejos para Estudiar a distancia en Japón

Estudiar es una actividad que se debe hacer de forma constante. Cada día las nuevas tecnologías nos invaden y esas actualizaciones deben conocerse. Es por ello que el aprendizaje debe ser continuo y este solo se logra estudiando. Lo bueno es que ahora puedes hacerlo desde cualquier lugar de donde te encuentres. Gracias a la globalización, cada día son más las plataformas de estudio que nacen con el fin de llevar a todos, la oportunidad de adquirir conocimientos de manera autónoma sin necesidad de recurrir a un aula de clase. Esto y mas lo puedes leer en eleconomista.

El problema es, que esa autonomía no siempre resulta ser de gran ayuda. Esto se debe porque no estamos acostumbrados a ser líderes de nuestro aprendizaje. Desde niños fuimos criados asistiendo a una escuela y esta responsabilidad recaía más en ir porque nuestros padres nos llevaban, pero no por autónomos. Cuando creces, las cosas comienzan a ser diferentes en este aspecto, la falta de costumbre en esa autonomía, muchas veces nos puede llevar al precipicio de la procrastinación.

Pero, la buena noticia es que no todo está perdido. No importa si te encuentras en Japón o en algún país lejano. Estos consejos te van a ayudar a mantenerte enfocado en tus estudios online a distancia sin caer en la procrastinación.

Crea un espacio de estudio dedicado

No necesitas replicar tu aula de tercer grado en tu hogar para participar en el aprendizaje en línea. Sin embargo, necesitas un lugar cómodo para trabajar. Al elegir un lugar para aprender y estudiar, busca algunas cualidades esenciales.

Luz: una habitación o espacio oscuro puede volverse claustrofóbico e incluso deprimente. También conducirá a una fatiga ocular más rápida y fatiga. Si tiene una casa u oficina oscura, considere agregar fuentes adicionales de luz indirecta. Puede comprar lámparas de escritorio económicas con cabezales giratorios por menos de 10 dólares.

Ergonomía: si intenta sentarse en el piso con la computadora portátil balanceada sobre las rodillas, terminará con una parte posterior adolorida, un cuello rígido y hombros adoloridos. Los espacios de trabajo ergonómicos le permiten centrarse en los materiales de estudio. Cuando te sientas incómodo, el dolor y la rigidez te distraerán de tu trabajo y te harán menos propenso a volver a estudiar.

Ambiente: algunas personas pueden trabajar fácilmente en una cafetería o restaurante lleno de gente, mientras que otras necesitan un silencio absoluto, y aún más necesitan escuchar música o mantener la televisión encendida en el fondo. No asumas que aprendes mejor en silencio puro. Experimenta con diferentes entornos para descubrir cómo trabajas mejor.

Distracciones: informe a todos en su familia que está tomando un curso en línea. Pídales que no lo molesten mientras estudia para que pueda concentrarse en el material. Incluso puede apagar su teléfono y cerrar las pestañas de su navegador de Internet, excepto la que usa para estudiar. Una vez que te distraes, volver al trabajo se vuelve cada vez más difícil.
Suministros: ¿Necesita una taza de café recién hecho? ¿Una botella de agua? ¿Tal vez una bolsa de palitos de zanahoria para merendar? Antes de sentarse para un curso en línea, obtenga todo lo que cree que podría necesitar. Si su café está al alcance de la mano, no tendrá que interrumpir sus estudios para ir a la cocina y preparar una olla.
Algunas personas tienen sus propias oficinas en casa. Tal habitación proporciona un lugar ideal para estudiar en línea, pero no es la única opción. Considere el comedor, la cocina o el dormitorio siempre y cuando no se distraiga con los miembros de la familia.

Además, elija el momento adecuado del día para estudiar y aprender en línea. Tal vez aprendas mejor cuando revisas los materiales por la mañana, justo antes del trabajo, o quizás eres un ave nocturna y te sientes más cómodo cuando quemas el aceite de medianoche. Descubre lo que funciona para ti.

Deja un comentario