El inglés y su introducción en la cultura japonesa

Cuando de idiomas y culturas se trata, lo único que se requiere es determinación para avanzar en el aprendizaje de un nuevo lenguaje.  Aprender un idioma sólo requiere de estudio, y eso no es un secretoNo obstante, para algunas personas resulta un tanto complicado aprender otro idioma y requerimos de una ayuda extra para descubrir la forma ideal de hacerlo ya que es posible que no haya un método, sino que en el camino se descubre la manera idónea de hacerlo y de una forma rápida. Hay padres que se preocupan por clases de inglés para niños, y los ponen a aprender a temprana edad.

Pero la globalización nos ha brindado herramientas con las cuales el aprendizaje podría ser menos complicado. En el caso de Japón, su idioma revela una brecha cultural que poco a poco se ha ido debilitando, dando cabida a otros idiomas como el universal inglés. Por lo tanto, si quieres encontrar a alguien que hable inglés,  debes buscar entre los más jóvenes, aunque esto no sería garantía de éxito.

Dicha nación no posee un idioma oficial, aunque el japonés es el idioma más empleado en todo el conjunto de islas que conforman la nación. El japonés no requiere de un estatus de lengua oficial debido a que es manejado por la gran mayoría. Dicha situación es similar a los que ocurre con el inglés en otros países.

La cultura japonesa ha logrado mantenerse algo lejos de la  multiculturalidad, situación que también influye directamente en lo que respecta a la lingüística, por lo que se se identifican claramente los otros idiomas que puedan coexistir en el país, entre ellos el español, el coreano,  el inglés, el chino o el francés y el coreano. Sin mencionar otros tantos idiomas que existen en su entorno.

Según algunas estadísticas, la mayor población de inmigrantes corresponde a los portugueses,  seguidos de los chinos y un inglés que poco a poco encontró cabida en la isla de alrededor de 70.000 parlantes, pero el coreano es el que cuenta con la mayor cantidad de personas de lengua extranjera, es decir, alrededor de 670.000 personas. Por lo tanto, la globalización, el intercambio cultural y las relaciones económicas con su entorno, han dado como resultado la entrada de Occidente a Japón, marcando notablemente un impacto en el celoso lenguaje de los japoneses, situación que desde entonces no ha parado.

Con la lengua japonesa a simple vista puede notarse una gran diferencia en lo que respecta a las nuevas generaciones en relación con las anteriores, pues estos conservan la importancia de los roles, las relaciones entre sus vocablos, y la estructura del mismo. Mientras que las recientes generaciones, lo hacen de una forma más neutral. De todo este intercambio cultural han surgido dialectos u otras formas particulares de gramática con vocabularios más parecidos y suavizados entre las nuevas generaciones, permitiendo la evolución del mismo en las futuras generaciones.

Bien sea por razones personales, de negocios o simplemente por educación, en Japón se ha permitido la integración de su idioma natal con el inglés por ejemplo, tomando en cuenta que Japón es una gran potencia económica y este idioma es de carácter universal.

Deja un comentario