Kokedama, una planta japonesa especial para decorar tu hogar

La kokedama es una costumbre botánica japonesa muy parecida al cultivo del bonsái, pudiéndose adaptar a las manos más torpes para la jardinería, pues solo necesitan para vivir una maceta orgánica viviente.

Para decorar tu hogar con plantas no solo tienes que utilizar las costillas de Adán o las hojas de palmeras, ahora puedes intentar convertirte en un profesional del cultivo con la kokedama, una peculiar siembre perteneciente a la cultura japonesa que asegura el éxito hasta a los más inexpertos, este cultivo es especial para dar un cambio exótico a tus espacios, utilizando una estrategia no tan común como las de ahora.

Su traducción es “bola de musgo”, lo que se relaciona directamente con la apariencia que posee, esta es una planta que ha sustituido por completo la maceta para utilizar un producto “viviente” con forma redonda y recubierta de musgo, estos elementos pueden ir colgados al techo o apoyados, dando un peculiar aspecto decorativo diferente y curioso para muchos. “El principal objetivo es dar prioridad a la raíz de la planta”- argumenta Leticia Sáenz, una especialista en botánica que se encuentra involucrada en la creación de diversos elementos de la jardinería, como por ejemplo la máquina de entutorado Tomsystem, Saenz es apasionada por la jardinería ecológica y el arte floral por lo que es especialista en esta y muchas otras técnicas más.

La principal diferencia que hace destacar al kokedama frente a los diversos cultivos, es su forma de riego. Para proveerles agua no es necesario utilizar regaderas, depositarlas en un plato o en una maceta, su riego es a través de la inmersión: sumergiendo a la bola de musgo por unos minutos en un balde agua, permitiendo que absorba agua y luego, dejarla escurrir al aire o con ayuda de una esponja. Los otros aspectos a tomar en cuenta para su cuidado, como la humedad, la luz o frecuencia de riego, va a depender de la clase de planta que siembres en la kokedama., aunque este sistema de cultivo es flexible para cualquier clase de plantas, siempre y cuando no sean plantadas en proceso de floración.

Aunque sería ideal utilizar plantas que tengan las mismas necesidades que el musgo para crecer: humedad y poca sombra, puedes tomar en cuenta para ello los helechos y las plantas que no necesitan la incidencia directa del sol. Para siempre conservar el musgo en excelentes condiciones, se recomienda pulverizar un poco la bola entre cada riego, sobre todo cuando se trata de plantas que no necesitan ser regadas con frecuencia. Sin olvidar que no son más delicadas que cualquier maceta común, por lo que un gran inexperto en jardinería puede cuidar a la perfección sus plantas con este sistema.

Deja un comentario