Las joyas como parte de una cultura a nivel mundial

Las joyas a nivel mundial se pueden convertir en la ideología, el espíritu e incluso la tradición de un país, determinando su nivel mundial y otorgándole una posición que solo esas personas sienten y valoran. La cultura japonesa le ha ofrecido al mundo numerosas joyas, no solo en forma de piezas, sino que también ha servido como inspiración para la creación de otras líneas de joyas en mercados iguales de populares y de la mano de empresas como la de Rosa Tous.

Es una tradición que se mantiene vigente, ya que para los consumidores no hay nada que aporte más valor sentimental y añadido a las colecciones que ver dónde se han fabricado las mismas.

Se emplean diferentes joyas para las distintas ocasiones, estaciones e incluso consumidores, quienes tienen piezas propias, únicas o heredadas que no se quitan y que forman parte de un estilo que define a una persona o incluso a una nación. Algunas personas combinan estas piezas con todo tipo de outfits y estaciones, asociándose a acontecimientos inolvidables y únicos que vale la pena recordar con joyas. También hay personas que prefieren las piezas diferentes, de acorde a los acontecimientos o simplemente al estado de ánimo.

La industria joyera en parte ha definido el arte a lo largo de las épocas, por lo que sin importar el movimiento que se esté presentando, las joyas se mantendrán a través de las generaciones, quienes buscan actualizar los que representan estas y el significado que pueden tener a nivel ambiental e incluso social.

En España el negocio ha evolucionado de tal forma que se tienen casas que han pasado de generación en generación, pero en la actualidad se necesita algo más que la tradición, ahora se debe querer, sentir y tener una identificación profunda con el negocio ya que son muchos los competidores profesionales, por lo que se debe sumar la experiencia, junto a la tradición y la innovación para mantener el negocio a flote.

También se hacen joyas que se adaptan a las diferentes personalidades, ideologías que en cierto grado combinan algo de tradición, siendo este uno de los aspectos que se busca transmitir a las generaciones nuevas, donde se presentan las joyas como objetos de valor que acompañan no sólo sentimientos,  sino que definen épocas o acontecimientos entre las personas involucradas, formando parte de algo más que un complemento personal. Todas son piezas de arte que pueden ser pasadas a generaciones futuras, así como también se pueden utilizar dependiendo del tipo de pieza como una pieza de moda que al finalizar su uso o su tiempo se puede tirar.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector joyero, es la mentalidad de los consumidores, ya que está continuamente cambiando con los años, donde se ha pasado de tener joyas de diario, fáciles, cómodas hasta tener piezas que marcan la diferencia en un conjunto tradicional, dando un toque totalmente diferente que te hace sentir mejor en muchos aspectos.

Deja un comentario