Las joyas japonesas y su importancia dentro de la cultura

Cuando hablamos de Japón y su influencia en el estilo occidental, podemos mencionar también que la representación artística a través de la joyería ha existido desde hace mucho tiempo y quizás desde el inicio de la humanidad. Durante gran parte de la historia de Japón, poco se tenía contacto con el mundo occidental, por lo que todas sus costumbres y formas de vivir se mantuvieron escondidas, hasta que llegó la influencia occidental, para 1868. Desde entonces, hemos podido observar cómo se ha mezclado con este estilo en diferentes aspectos, bien sea en la moda, calzados o joyas;  donde diferentes marcas reconocidas toman inspiración de la cultura japonesa para sus nuevas piezas o publicidades, como por ejemplo Rosa Tous.

Antes del descubrimiento de América,  en Japón no se demandaban mucho las joyas con estilo occidental, bien fuesen pulseras, anillos, relojes o collares, pues la mayoría de estas prendas no combinaba con el estilo tradicional japonés que tenían las prendas de vestir, como el kosode y los kimonos, los cuales no cuentan ni siquiera con bolsillos. Luego de 1868, la ropa con estilo occidental comenzó a ganar popularidad en Japón, lo que sirvió para la fabricación comercial de la joyería occidental, provocando el aumento de las leyendas japonesas atemporales como lo son los joyeros Mikimoto Kokichi y K. Uyeda. Y como muchas cosas dentro de la cultura japonesa, la joyería ya no era ornamental simplemente, sino que ahora se le combina con un propósito práctico.

Dentro de las piezas más populares en la cultura japonesa hasta el día de hoy, se pueden mencionar las espadas y sus accesorios, pero en lo que respecta a joyería, encontramos las correas, los broches, botones, peines y palillos para el cabello o kanzashi, así como los más conocidos como el netsuke, inro y ojimi. Las técnicas y el arte detrás de la fabricación de estas últimas piezas, ha tenido una evolución notable desde hace cientos de años, convirtiéndose en parte esencial de dicha cultura.

Muchas piezas históricas se han encontrado actualmente y que se remontan a principios del siglo XVI. Algunas de estas piezas han alcanzado precios sumamente elevados en subastas de Europa, Asia y Estados Unidas. Algunas de las piedras preciosas como el ágata, el coral y el marfil, fueron los materiales más preciados y usados para su fabricación, los cuales podemos encontrar en muchas de las joyas legendarias japonesas.

Estas joyas se podían encontrar en pequeñas cajas artesanales, las cuales eran requeridas por los hombres japoneses para posteriormente ser entregadas a su enamorada. Las cajas también se podían utilizar para llevar algunos objetos personales, sirviendo como lo que hoy conocemos como carteras o billeteras. Los japoneses tendían a apilar y atar sus ropas por cuerdas debajo del obi (una faja ancha) y en uno de los extremos se podían encontrar pequeñas esculturas decorativas llamadas netsuke.

Existe otra tradición de joyería muy popular en la cultura japonesa, llamada Souken Kanagu o decoración para la espada japonesa. Esta es una de las primeras formas de joyería que se dio a conocer en la cultura japonesa, la cual podemos apreciar en las vainas y los mangos, así  como en las láminas de las espadas, haciéndolas muy atractivas y populares alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *