Los coches japoneses han aumentado su valor en los últimos años

Los coches japoneses se han valorado muy bien en España y el mundo, y esto se debe a que la cultura automovilística de Japón ha tenido mucho que aportar en este mundo, por lo que se ha ganado su puesto gracias a todas sus innovaciones y su posicionamiento a nivel internacional, por lo que estos coches son conocidos por ser bastante fiables.

En la actualidad, aunque son muchas las marcas de coches japoneses disponibles, sólo algunas son recomendadas y han dejado huella a lo largo del mundo. Estos carros suelen ser muy valorados por las empresas de prenda, las cuales aseguran que dichos coches poseen muy buenos precios y garantías durante determinados periodos y se pueden conseguir algunos modelos disponibles en empeñosobreruedas.com.

Según estudios realizados por la Organización de Consumidores y Usuarios, se tomaron en cuenta más de 70.000 opiniones automovilísticas a lo largo de Europa, analizando más de 433 modelos, donde el más fiable resultó ser el Honda Jazz, un coche del año 2008 y posee un motor 1.2. Las marcas que ocuparon los primeros puestos en esta calificación fueron las japonesas Lexus, Toyota y Honda. Dándose a conocer en el mundo por fabricar coches de calidad, los modelos japoneses son los que tienen menos averías, lo que significa una menor inversión en cuanto a repuestos.

Estas especificaciones se mantienen presentes en otros estudios parecidos, donde se evalúan y estudian diferentes coches de calidad, determinando cuáles son los más fiables en determinados años. A los consumidores también se les preguntó si recomendarían estos coches, pudiendo medirse la satisfacción que experimentan en cuanto a la comodidad, consumo, prestaciones y equipamiento de los vehículos. En dicha evaluación se mantienen en la delantera los modelos Honda y Subaru.

La fabricación de los coches japoneses tuvo orígen en los talleres de reparación y fabricación de bicicletas, los cuales se iniciaron en 1900. En un principio, Estados Unidos colaboraba en gran parte con la fabricación de estos coches, pero a medida que la industria automovilística americana labró su camino, se fueron separando. Para 1930, se elevó la producción anual, llegando a elaborar más de 20.000 unidades al año. En 1936, el gobierno japonés aprobó la Ley de Industrias de Fabricación de Automoviles, buscando romper con el monopolio del coche americano.

A la sombra de esta Ley fue que nacieron las empresas como Datsun y Toyota. Llegada la Segunda Guerra Mundial, la industria se vio mermada, por lo que para 1955 el gobierno tuvo que tomar medidas con el fin de reanudar el mercado nacional de automóviles, mejorando la economía de este país. Otras marcas como Subaru, Suzuki y Mitsubishi comenzaron fabricando vehículos pequeños, de consumo mínimo y a un precio accesible.

Entre los años 60 y 70 la compra de coches japoneses explotó, por lo que estas marcas comenzaron a expandirse a nivel nacional e internacional. Fueron más las compañías que querían importar coches japoneses. A partir de los años 80, el país se había convertido en una potencia automovilística por todas las innovaciones en los sistemas de gestión, fabricación y materiales de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *