Los drones han impactado tremendamente la cultura japonesa del trabajo

Los aviones no tripulados o drones han hecho de su presencia algo importante para nosotros. Fueron utilizados en un momento por el gobierno de los Estados Unidos como parte de la estrategia militar, pero hoy en día se utilizan como recreación y además en el ámbito profesional y comercial. Han aumentado su popularidad a tal punto, que tenemos muchos fabricantes dedicados a crear los mejores modelos por un precio muy competitivo en el mercado, dentro de los más recomendados se pueden mencionar los drones JJRC-H8.

Estos equipos son tan versátiles que hasta en las actividades menos convencionales podemos ver cómo utilizando drones se tiene una respuesta más exacta. Por ejemplo, las administraciones tributarias utilizan estos aparatos para tasar los impuestos sobre algunos bienes inmuebles de difícil acceso, además se utilizan para la vigilancia policial, monitoreo de ganado, rastreo de ballenas en el ártico y demás. Utilizados como medio de transporte exprés permiten la entrega de comestibles o bienes, como medicinas, comidas pequeñas, servicios de emergencia, etc.

Con tantos usos permitidos, muchas personas se preguntarán cuáles son las regulaciones para el acceso a estos aparatos no tripulados, los cuales tienen un costo considerable,  que aún siendo pequeños y ligeros Pueden presentar peligros para las personas o inmuebles si no se sabe cómo manejarlos, ya que pueden caen encima de casas, edificios e inclusive en una multitud causando daños. Las regulaciones para estos aparatos se ha puesto en práctica en algunos países que además genera un impacto económico para las compañías de seguro, ya que deben cubrir algunas reparaciones, situaciones, repuestos y demás casos que dichos equipos pueden causar.

Japón ha introducido estos aparatos de tal modo que beneficien a la población, manteniendo un uso regulado y controlado. La empresa de seguridad y limpieza Taisei ha creado un drone con el que pueden vigilar las oficinas, asegurándose que ninguno de los empleados se haya quedado trabajando más tiempo del necesario. Estos dispositivos se han desarrollado en conjunto con NTT East, y se espera que su uso sea una manera de evitar el agotamiento en los trabajadores.

La cultura japonesa de trabajo ha tenido problemas desde hace décadas, donde toda persona con trabajo tiende a hacerlo en exceso, causando incluso la muerte. El término para quienes mueren literalmente por el trabajo es karoshi y con este drone se espera combatir esta cultura, la cual está controlada por los jefes de las empresas, quienes determinan cuándo se debe terminar la jornada laboral, invitando a todos a retirarse, incluso cuando ellos no se encuentren en el edificio.

Cuando se coloca el drone en funcionamiento, sobrevuela las oficinas, poniendo a todo volumen una canción llamada “Auld Land Syne”, tema escocés que se utiliza en los establecimientos para avisar que se está pronto a cerrar. También tiene una cámara que graba en tiempo real lo que sucede en la oficina almacenando dicha información en una tarjeta microSD, lo que permite el control directo a los jefes sobre sus empleados. Su utilización ha sido probada, teniendo resultados positivos.

Deja un comentario